Noticias Venezuela

¡Economía a la suerte del 6-D!

El escenario que vive Venezuela en materia económica obliga a concentrar esfuerzos por lo que será trascendente el resultado que surja de las elecciones parlamentarias el próximo 6 de diciembre.

La Asamblea Nacional orienta las políticas económicas que seguirá el país en sus diferentes áreas de desarrollo. De hecho, el Artículo 39 del Reglamento establece que el Parlamento estudiará las materias concernientes al presupuesto, crédito público, políticas financieras, monetarias y cambiarias, bancos y otros institutos de crédito, seguros, materia tributaria y otras de la misma índole del presupuesto de la Asamblea Nacional y supervisará su ejecución, así como velará por los asuntos relacionados con la actividad productiva del país en los sectores agrícola, pecuario, pesquero, acuífero, industrial, comercial, de servicios y turismo, entre otros.

asamblea-nacional

Para ello, el parlamento venezolano cuenta con una Comisión Permanente de Finanzas y desarrollo Económico, integrada actualmente con mayoría del gobierno. De ahí surge la importancia de conocer bien a qué bando se le otorgarán la mayoría de los curules el próximo 6 de diciembre.

Escenario desde el gobierno

El Gobierno venezolano asegura que de ganar la oposición venezolana, se vendría para el país una política basada en ajustes y recortes sociales, que incluirían dejar de pagar las pensiones que hoy gozan los adultos mayores, ayudas económicas, además de la eliminación de las diversas misiones que desarrolla el Estado, que benefician a la población en diversos ejes: Vivienda, Salud, Deporte, etc.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, asegura que, de ganar la oposición las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, sus diputados acabarían con las ayudas sociales conocidas como misiones, un “saboteo directo contra el pueblo”, dijo.

“Nuestro pueblo no se va a entregar, nuestro pueblo va a luchar en las calles, sea la que sea la circunstancia que nos toque enfrentar. Así lo digo, así lo asumo. Sería el primero en lanzarme en las calles con el pueblo a defender sus derechos sociales”, sostuvo Maduro.

Entretanto, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, dijo que si la oposición llegara a ganar la mayoría en la Asamblea Nacional “se acabaría la paz en el país”. También lanzó la advertencia de que bajo este escenario se acabarían las misiones, las viviendas, la educación.

El diputado a la Asamblea Nacional, José Ávila (PSUV-Carabobo), sostiene que de seguir siendo mayoría el gobierno, serán aprobados todos los créditos que sean necesarios, tanto para el normal funcionamiento del Gobierno como para el bienestar del pueblo.

Señaló que, a pesar de la influencia obstructora de ciertos factores apoyados por la oposición, la economía venezolana seguirá ascendiendo.

Advirtió que para hacer frente a la guerra económica es vital apoyar la Ley Habilitante solicitada por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

¿Qué dicen la oposición y sus aliados?

Voceros de la Mesa de la Unidad Democrática han planteado un escenario muy distinto al actual si ganan sus candidatos, apuntando a aplicar otra planificación en materia económica.
Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), dijo que “la perspectiva de victoria es muy clara” y que “el impacto” del triunfo opositor en las parlamentarias “va a modificar el panorama político” nacional.

“Vamos a interpelar a ministros responsables del desastre en materia de seguridad ciudadana, salud pública, de los apagones, del hambre y de las colas, los vamos a interpelar y si no nos satisface lo que nos digan, los vamos a censurar y los vamos a sacar del gabinete”.

Una AN con amplia mayoría opositora “podría perfectamente proceder a la restitución de los poderes públicos”, porque la actual mayoría de 99 diputados es insuficiente para elegir a miembros de otros poderes del Estado, porque para ello se requieren mayorías calificadas más numerosas, agregó al ser entrevistado en un canal privado.

La elección de miembros de poderes públicos exigen distintas “mayorías calificadas en la AN y eso no se cumplió”, y el presidente de la AN, el oficialista Diosdado Cabello, dijo ‘los vamos a elegir así (con 99 votos) porque nos da la gana’ (…), divorciado del espíritu de las leyes y de la Constitución”, reiteró Torrealba.

Una victoria del gobierno en las elecciones parlamentarias, sin importar el número de votos con que la que la obtenga, sería interpretada como “un triunfo del discurso de la guerra económica y, por tanto, incentivaría a los grupos radicales que proponen cambios más profundos en la estructura de los derechos de la propiedad”, señaló Bank of America Merrill Lynch. En su más reciente informe la firma indica que el triunfo daría al oficialismo “la ventaja de dirigir políticas en la dirección que desee”.

“Creemos que algunos ajustes como el aumento del precio de la gasolina podrían producirse rápidamente”, en vista de que habría sido descartado el costo político que tiene actualmente, apunta.

Un segundo escenario sería si la oposición obtiene el triunfo por un pequeño margen, lo que implicaría un alto riesgo para los tenedores de bonos. El banco estadounidense describe en su informe un ejemplo hipotético en el que la oposición utiliza su control legislativo para aprobar el presupuesto de la nación. Añade que el gobierno optaría por responder suspendiendo la cancelación de sus compromisos internacionales con el argumento de que la oposición lo ha forzado a escoger entre pagar la deuda externa o los salarios.

Un tercer escenario se presentaría si las elecciones son ganadas por las dos terceras partes de la oposición; esta situación le brindaría un gran poder para incluso impugnar al Tribunal Supremo de Justicia e iniciar una reforma constitucional. “Pero quizá el efecto más importante sería simbólico. Mientras en la teoría el gobierno puede utilizar su control judicial para resistir las acciones del nuevo Parlamento, en la práctica la pérdida ‘aplastante’ limitaría severamente su capacidad administrativa para bloquear un nuevo congreso”.

Expectativas del presupuesto 2016

El ministro de Economía, Finanzas y Banca Pública, Rodolfo Marco Torres, informó que el total de la partida presupuestaria para 2016 será de 1.548.574.181.316 bolívares.

Indicó que el presupuesto se calculó con un precio del barril de petróleo de 40 dólares, 20 dólares por debajo del asignado en el presupuesto de este año.

Agregó que el proyecto legislativo se elaboró sobre “la firme convicción de un sostenible crecimiento económico para hacer frente a los compromisos sociales y honrar los compromisos de deuda interna y externa contraídos por la República”.

Refirió que 36.509.000.000 de bolívares se emplearán para proyectos de endeudamiento y de inversión productiva y otros 447.486.000.000 se utilizarán para las preasignaciones constitucionales.

Dijo que los ingresos ordinarios que entrarán al Fisco serán 92% del total de la recaudación fiscal y sumarán 1.424.125.000.000 de bolívares.

El economista Asdrúbal Oliveros ha dicho que la presentación del ministro de Economía y Finanzas fue otra prueba “de gran indisciplina fiscal que muestra irresponsabilidad. Sin premisas de inflación es imposible conocer cómo serán los aumentos de partidas, los incrementos salariales para empleados y jubilados o cuánto destinar a las obras de infraestructura o incluso a los programas sociales”.

El diputado Alfonso Marquina, quien integra la Comisión de Finanzas señaló: “Lo que nos quedó claro es que la gran mayoría del dinero será destinada a refinanciamiento y a seguir cambiando deuda por más deuda y muy poco para proyectos”, tras escuchar el debate del presupuesto para 2016.

Estas elecciones se viven en un difícil contexto político y económico para el país, de manera que dependerá de quién obtenga la victoria, el camino hacia dónde se enrumben las políticas financieras de la nación.

Así van los gastos

Un total de 11 instituciones estatales recibieron 89% de los recursos extraordinarios que se han aprobado en la AN durante 2015. Los requerimientos alcanzaron la cifra de 664.151 millones de bolívares, siendo el total de los créditos adicionales de Bs. 745.622 millones. Este monto corresponde a las 162 solicitudes de fondos extras que se autorizaron a 42 despachos estatales hasta el pasado mes de octubre.